Fusiona multicultural

Existen múltiples razones para abandonar el país que uno considera su hogar. Pero sin importar el motivo que hay detrás, emigrar significa siempre renunciar a muchas cosas y apostar a que la aventura te devolverá con creces lo que dejaste atrás. Eso lo saben bien varios de nuestros compañeros de trabajo, colegas que han llegado desde otras latitudes a Fusiona y que hoy componen cerca de un veinte por ciento del total de colaboradores de la empresa.

El complejo presente político de Venezuela ha sido uno de los principales factores que ha conducido a esta verdadera ola migratoria que se ha vivido en Chile y en específico en Fusiona.  La mayoría de los extranjeros que trabajan con nosotros vienen de ese país, todos buscando oportunidades que en su tierra natal hoy se ven cada vez más limitadas. Para algunos, como José Sánchez, el asunto es se ha convertido en una verdadera misión de vida: “Mi papá padece de parkinson y en Venezuela era imposible conseguir los medicamentos necesarios para tratar su condición. Chile, por otro lado, es pionero en el tratamiento de esta enfermedad y no descansaré hasta ver a mi viejo aquí conmigo”, confiesa.

Respecto a su experiencia en Chile, la mayoría comparte una visión positiva de su estadía en el país. “Llevo un año y medio aquí y me he adaptado bastante rápido a todo, menos al frío” dice entre risas Ana Fariñas, y agrega:  “Es un país muy bonito y todos los chilenos que he conocido hasta ahora han sido muy amables y receptivos”. Algo similar nos comenta Andrea Rodríguez: “Como todo nuevo comienzo, éste no fue fácil. Sin embargo hoy agradezco esta experiencia. La mezcla cultural ha sido enriquecedora y es una de las cosas que más aprecio estando aquí”.

Pero ¿por qué eligieron Chile? Las principales motivaciones son el contar con una red de apoyo en el país, además de la estabilidad económica y un activo mercado laboral. Así lo confirma José Rodríguez: “Tengo muchos amigos venezolanos que han hecho su vida aquí. Además Chile sobresale en oportunidades en el área de desarrollo de software”, mientras que Alberto Tsang agrega otra razón relevante: “Según los índices de delincuencia Chile es el país más seguro de América Latina, este fue un factor clave en mi decisión de venir aquí”.

Haciendo un balance de su tiempo en Fusiona, todos coinciden en que trabajar en nuestra compañía ha sido un proceso de aprendizaje constante. “Aquí siento que puedo crecer, desarrollarme como profesional. Estoy cómodo con el ambiente, el trato de mis compañeros y de mis jefes”, dice Raúl Febres. Nahuel Valentini agrega: “Se nota una preocupación por parte de la gerencia de las necesidades propias del ser humano. Además me encanta el rol que cumplen Margarita y Beatriz. Ellas son clave en la experiencia cotidiana que tenemos los trabajadores”.

De parte del resto de la compañía la llegada de estos “refuerzos” del extranjero ha traído una unánime valoración positiva. Sus colegas destacan sobre todo su esfuerzo, capacidad de adaptación,  disposición al trabajo y una gran formación cultural. No queda más que agradecerles a todos ellos que hayan elegido a Fusiona como su lugar de trabajo en Chile, esperamos que sigan aportando al crecimiento de nuestra empresa por muchos años más con todo el empuje que han mostrado hasta hoy.

Deja un comentario