El lado B de David Ávalos

La vida de oficina es especial. Tiene sus propias maneras, códigos y rituales. La mayor parte del tiempo, esos códigos y la rutina propia del día a día nos impide ver a la persona que trabaja a unos asientos de distancia en otro rol que no sea el de su profesión. A veces todo lo que sabemos sobre ciertos compañeros se limita a estereotipos que hemos creado de ellos: el programador chascón, la diseñadora con onda, el periodista con cara de bohemio, y así…

Es por eso que hemos decidido crear una nueva sección en el Newsletter en la que trataremos de ahondar en el lado B de ciertos colaboradores. La idea es conocer los hobbies, pasiones y emprendimientos que ocupan la vida de nuestros colegas cuando no están en la oficina. En definitiva, los matices que los convierten en una persona real y no en el estereotipo que nos hacemos de ellos.

Y para comenzar con esta serie de perfiles hemos querido hablar con David Ávalos, periodista del área de contenidos, quien como algunos sabrán es un declarado fanático del café. Ese fanatismo lo ha llevado a crear una serie de proyectos y emprendimientos que lo han convertido en referencia en el tema del café a nivel nacional, y justamente de ello queremos conocer más en esta entrevista.

 ¿De dónde surgió tu pasión por el café, cuando comenzó tu rollo con ese mundo?

Luego de salir de la universidad me fui a trabajar a Estados Unidos. Al volver me encontraba cesante y por mera coincidencia leí un pequeñísimo artículo sobre café en una revista de vinos. Esto llamó mi atención y comencé a investigar en Internet, donde no encontré ninguna información de algún medio chileno en el tema. Vi la oportunidad y junto a una amiga comenzamos a trabajar en un blog: Cofibreak.cl, el primer medio especializado en café en Chile.

Lo divertido es que no teníamos idea sobre café. Nuestros artículos hablaban del ambiente, la música, los sandwich, todo desde una perspectiva del cliente que no es especialista. Hasta que un buen día recibo un correo de un experto del café en Chile ofreciéndome un canje: quería poner un banner de su escuela en nuestro blog a cambio de un curso de barista. Ahí comenzó todo.

¿Y cómo evolucionó entonces el negocio?

Seguimos trabajando con Cofibreik, pero por eventos puntuales tuvimos que dejarlo de lado. Sin embargo mucha gente me seguía preguntando por referencias de cafeterías. Creamos una especie de Google Maps que yo le compartía a la gente que me preguntaba. Luego llegamos al nombre de Santiago Coffee Lovers, la guía del café de especialidad de Santiago. Compré el dominio, hosting, template de WordPress y comencé a meterle mano… cosa que sigo haciendo hasta hoy.

¿Cuáles eran las metas iniciales y cómo ha sido su evolución al día de hoy?

Es chistoso porque mi meta en ese entonces era tomar café gratis, meta que sigo disfrutando hasta el día de hoy.

¿Cuáles son sus expectativas para el futuro, a qué te gustaría llegar con el proyecto SCL?

Mi meta más cercana es poder asistir como medio especializado al Campeonato Mundial de Baristas que se va a desarrollar en julio en Amsterdam. Se ve difícil, pero estoy trabajando en eso.

¿Algún otro negocio paralelo o una idea relacionada a este tema que estés contemplando desarrollar?

Sí. El mapa impreso y servicios de Coffee Tours, ambas ideas pensando en turistas extranjeros de paso por Santiago.

Deja un comentario